De Puerto Rico al Partenón

Sagradeña comparte sus experiencia de movilidad en una de las culturas más antiguas y ricas de la civilización occidental.

Foto suministrada.

Por José Joel Delgado-Rivera
Centro de Educación Global y Desarrollo Profesional

Inspirada por tres amigas que ya habían viajado a Grecia por un semestre, la estudiante del programa de Danza, Annie Laura Irizarry, participó de Movilidad Estudiantil en el American College of Greece de Atenas durante el semestre de agosto a diciembre 2017. Durante su experiencia tomó cursos de dramaturgia, danza moderna y teatro físico.

“Desde el principio quise exponerme a otro tipo de enseñanza y a lo largo de la experiencia me di cuenta de que se me han abierto puertas para conocer otras perspectivas en el campo de las artes, así como para retarme a experimentar nuevas maneras de crear en mi práctica”, destacó la estudiante que cursa también una concentración menor en Teatro.

Foto suministrada.

¿Cómo comparas la vida en Grecia con la vida en Puerto Rico?

Definitivamente tengo que decir que es un choque cultural, tanto el idioma, como la vida diaria y sus costumbres. El transporte público es una necesidad básica para los griegos y por eso cuentan con los servicios de guaguas, taxis, Metro (tren subterráneo) y el Tram (tren urbano). Gran parte de la población lo utiliza rutinariamente y por eso siempre están llenos. Me di cuenta que no existe espacio personal.

La dieta mediterránea es muy diferente a la comida caribeña. En cualquier negocio o restaurante local puedes encontrar panes frescos, tzatziki, ensalada y aceitunas griegas, souvlakis, fallafel, miel, queso feta, entre otras comidas tradicionales. Sorpresivamente les encanta y aprecian la cultura latina, tanto así que hasta en la radio escucho canciones nuestras.

¿Qué fue lo más difícil de esta experiencia?

No creo que pueda decir que he tenido malas experiencias, ya que no soy una persona que le teme a los cambios y puedo solucionar cualquier percance si se presenta. Sin embargo, estar lejos de mi familia cuando pasó el huracán María fue horrible. No tenía forma de comunicarme con ellos, ni saber si estaban bien. Fueron unas semanas muy angustiantes.

Foto suministrada.

¿Qué te llevas de esta experiencia de movilidad?

La experiencia de haber cruzado hasta la otra mitad del mundo sola me demuestra que puedo lograr todo lo que me proponga en la vida y que los miedos son barreras creadas por uno mismo.

Solamente depende de ti ver la mejor versión del presente. Me siento más consciente sobre el mundo y sus culturas. Me llevo conmigo los amigos que he formado, los atardeceres perfectos, los manifiestos artísticos por las esquinas y todas las monedas que pesan en el fondo de mi bulto.

Si deseas vivir una experiencia como la de Annie asiste a alguna de las sesiones informativas sobre movilidad estudiantil a partir de agosto 2018.


Recuerda seguir a Sagrado Global en Facebook e Instagram como @Sagrado Global. También puedes comunicarte a través de correo electrónico a global@sagrado.edu.