Antonio Cabrero: “Estar en Sagrado es lo mejor, somos una familia”

El fútbol ha sido parte de su vida desde niño; es una de los referentes obligados en el equipo de la Universidad del Sagrado Corazón y cuando piensa en el futuro, el deporte también ocupa una posición muy importante. Antonio Cabrero nació para el fútbol y por eso cada vez que se pone la camiseta de Sagrado deja todo en la cancha.

cabrera01
Cabrero juega de defensa central y fue el autor del gol de la victoria del último partido de la serie regular.

 

Por Léster Jiménez
Deportes Sagrado

“El fútbol para mí es sumamente importante ya que es un juego en equipo y uno crea una familia. Mi amor por el fútbol llegó desde chiquito. Siempre he jugado al futbol desde cuarto grado hasta senior en la American Military Academy”, sostuvo Cabrero.

Con apenas 22 años, se ha ganado un respeto dentro del fútbol, pero también es un estudiante aplicado. Actualmente cursa el tercer año en Artes Visuales, una carrera que también le apasiona y que combina bien con sus estudios.

Sin embargo, asegura que dividir su tiempo entre el deporte y los estudios es bien sacrificado.

cabrera02
Cabrero es una pieza clave de la defensa sagradeña.

 

“Es una gran responsabilidad porque hay días que nos tocan juegos en días de estudios y hay que hacerse responsables de la asistencia con el equipo y del material que nos perdemos en la clase. Pero se puede hacer. Hay que ser responsable con ambas cosas”, detalló.

Sagrado atraviesa por una transformación en su plantilla que ha sabido adaptarse a los cambios de un nuevo semestre, a la ausencia de jugadores veteranos y la llegada de otros de nuevo ingreso, así como la directriz de un nuevo entrenador, Dariel Collazo.

Aun así lograron la tercera posición en la Liga Cosme Beitía y se ganaron el derecho de adelantar a octavos de final con marca positiva de cuatro triunfos y tres derrotas.

Cabrero ha sido pieza importante para que los Delfines hayan alcanzado este año la postemporada.

“Estar en Sagrado es lo mejor. Son grandes personas, un buen campus y un gran ambiente. Todo se disfruta. Somos una familia”, aseguró.

Su desempeño tanto dentro como fuera de la cancha le han ganado el respeto de sus compañeros y también de sus entrenadores.

“Antonio es un jugador disciplinado, comprometido y dedicado, con deseos de aprender y de mejorar. Es atlético, fuerte y durante el tiempo que ha estado trabajando con nosotros ha ido mejorando en el aspecto táctico”, sostuvo el entrenador de los Delfines, Dariel Collazo. Su deseo de mejorar podría darle más oportunidades una vez termine su carrera universitaria”, destacó.

El futuro de Cabrero luce prometedor. Las opciones para continuar estudios universitarios y a la vez, continuar en el fútbol son amplias, pero el jugador ya tiene claro cuál será su meta.

“Estoy pensando ir en diciembre o en el verano que viene Barcelona a unos “tryouts” para poder practicar por allá, ver si le gusto a algún entrenador y consigo alguna oportunidad con algún equipo o alguna academia. De lo contrario, contemplo irme por alguna rama del diseño gráfico (a seguir estudiando) en Estados Unidos”, sentenció Cabrero.