Reconocen la importancia del emprendedor puertorriqueño

La Convención Anual del Centro Unido de Detallistas (CUD), brindó una visión esperanzadora a los jóvenes empresarios de Puerto Rico.

Foto Suministrada.

Por Alanis N. Quiñones Colón
Estudiante de Periodismo

Fomentar la creación de nuevos comercios se ha convertido en una prioridad para el país. Luego del paso del huracán María, se puede notar el gran auge de jóvenes que desean emprender.  Ahora bien, ¿cómo pueden hacerlo de manera correcta para que su comercio prospere?

El Centro Unido de Detallistas (CUD), una organización sin fines de lucro que reconoce la labor de pequeñas y medianas compañías que buscan establecerse, realizó su Convención Anual con el propósito de ayudar a las personas a adquirir el conocimiento necesario para poner sus ideas en marcha.

La actividad contó con la participación de distinguidos profesionales del sector comercial entre ellos el presidente del CUD, Nelson J. Ramírez Rivera y Adolfo Santana, fundador de la innovadora compañía de alimentos Viande Foods LLC, quién motivó a los participantes a “confiar en sus ideas”.

Foto Jan Rolón

De igual modo, los diferentes oradores contaron sus historias y enfatizaron que la motivación principal para ser parte del mundo de los negocios no debe ser el dinero, sino amar lo que se hace para sentirse satisfechos con los constantes retos y sacrificios que exige la profesión.

Por otro lado, el subsecretario de la gobernación, Ricardo Llerandi, habló sobre los beneficios para todos aquellos comerciantes que fluctúen entre las edades de 16-35 años. Dichos incentivos salariales tienen como meta principal provocar interés en la juventud y que de este modo, se sientan confiados al ver que el gobierno cuenta con opciones que se enfocan en apoyar su desarrollo. Gracias a estas ayudas, muchos jóvenes comerciantes han encontrado las herramientas necesarias para continuar su crecimiento y ayudar en la economía del país.

También, durante la Convención se realizó la premiación University Challenge. La misma consistió en reconocer y premiar un plan de negocio que proveyera ofertas viables y de calidad para el público. Orgullosamente, pudimos presenciar cómo nuestros delfines, María Gabriela Lugo, Jean Pierre y Naiby Andrillón Alers, obtuvieron el tercer lugar de la competencia ganando $1,000 para continuar con su negocio.

Foto Jan Rolón

Un dato curioso de este talentoso equipo es que se conocieron gracias a un curso de la universidad cuando su profesor los agrupó por pertenecer a especialidades del área de comunicación que son diferentes pero que se complementan. Eventualmente su grupo de estudios evolucionó fuera del salón de clases y surgió su proyecto Vereda Collective.

“Si no hubiese sido por GME 390 no nos hubiésemos conocido, ni compartido tantas experiencias enriquecedoras”, expresó María Gabriela Lugo, integrante de Vereda Collective.

Finalmente, fue impresionante ser testigos de tantos ejemplos de empresarios exitoso que demostraron que aunque el camino es sacrificado hay que confiar en uno mismo, abrirse a nuevas experiencias, esforzarse y disfrutar del proceso creativo. ¡Este es el momento, a emprender!