(Español) Un legado histórico de entrega y dedicación

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

La Hermana Haydée Vecchini Ortiz dedicó su vida a la misión del Sagrado Corazón de Jesús, la enseñanza de la juventud y a preservar y documentar la historia de las Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús en el país.

Foto suministrada.

Por Comunicaciones Integradas

En momentos en que la educación y la fortaleza de la mujer son destacadas como ejes centrales en el desarrollo social, celebramos el legado, la entrega y la dedicación de la Hna. Haydée Vecchini Ortiz tanto en la comunidad sagradeña como en Puerto Rico, Venezuela y Estados Unidos.

Vecchini, nació en Cayey en el 1930 y su vocación llegó a ella cuando tenía 16 años y participaba de un retiro espiritual que cambiaría el rumbo de su vida.  Realizó un bachillerato en Historia y Francés y una maestría en Bibliotecología.  Durante sus años de servicio creó y fue custodia del Archivo Histórico de la Biblioteca Madre Teresa Guevara de la institución.

Durante este periodo trabajó preservando elementos históricos de Sagrado desde sus inicios en el 1880, logro que obtuvo con la ayuda de documentos antiguos, fotografías, cartas de presidencia, propuestas, entre otros.

Foto suministrada.

Después de dos años de ardua labor, escribió Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús donde recogió  datos de las Religiosas del Sagrado Corazón. Luego, como parte de la celebración de los 100 años del Pórtico y junto con la colaboración de diversos colegas, realizó una investigación de la exposición fotográfica de la historia de este emblemático edificio.

De igual modo, la Hermana fue custodia de la Colección Puertorriqueña y sirvió a su alma mater como integrante de la Junta de Síndicos.

Gracias al esfuerzo y compromiso de la Hna. Haydée Vecchini, Sagrado cuenta con una recopilación valiosa que representa a la Universidad nacionalmente como una de las instituciones más antiguas y documentadas de Puerto Rico.

Hoy la Hermana sigue iluminando desde el otro plano y sabemos que descansa en paz y su obra permanecerá con nosotros para siempre.