(Español) Llegan a Dortmund para aprender alemán

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

En Dortmund, Alemania, a sólo horas de Bélgica y Países Bajos, dos sagradeñas disfrutan de una experiencia internacional que les permitirá sumergirse en el idioma alemán.

El grupo de estudiantes que forman parte del Programa de Verano TU Dortmund University, entre ellas Sofía y Katherine. Foto Suministrada

Por Nicole Ortiz Marrero
Comunicaciones Integradas

Retándose a sí mismas y con la intención de dominar el alemán, Sofía Abelenda y Katherine Mella se embarcaron en una aventura que las llevó a la pequeña ciudad de Dortmund, Alemania.

Las delfinas forman parte del Programa de Verano (ISP) de TU Dortmund University, iniciativa que forma parte de los Programas de Movilidad Estudiantil  y está impulsada por la oficina de Sagrado Global.  Se trata de una experiencia que les permite tomar cursos de alemán dos veces en semana por tres horas diarias. De esta forma, adquieren conocimientos básicos y refuerzan el idioma.  A su vez, amplían su red de amistades y conocen la cultura germana.

Sofía Abelenda frente a la catedral de Köln. Foto Suministrada

 

Sofía, estudiante de Estudios Internacionales, indicó que le ha sacado mucho provecho a los “Dortmund Doubles”, un proyecto en el que asignan a un representante alemán a cada uno de los visitantes para que cuide de ellos, y los inserte en la vida y círculo social diario.

“Desde el comienzo nos hemos sentido como en casa o mejor. Los alemanes han sido muy atentos y hospitalarios en todo momento”, explicó Sofía.

Por otro lado, Katherine, estudiante de Turismo, expresó que está disfrutando de todos los aspectos de esta experiencia, “desde conocer personas de diferentes partes del mundo, hacer amistad con alemanes, salir, comer, tomar clases más interactivas, hasta tener la posibilidad de viajar a países cercanos por precios muy módicos”, comentó.

Katherine Mellá en el Museo Ruhr en Alemania. Foto Suministrada

Ambas sagradeñas expresaron que este tipo de oportunidades son únicas y exhortan a todos los estudiantes a aprovecharlas al máximo.

“Los invito a que hagan este o cualquier otro programa de movilidad estudiantil. Son experiencias que ocurren una vez en la vida mientras eres universitario. Después será diferente.  Tendremos otras prioridades y expectativas que uno como joven adulta todavía no piensa o se preocupa”, enfatizó Katherine.

Restando un mes del programa, el mayor anhelo de estas delfinas es mejorar el idioma.

“Primordialmente, estoy aquí para aprender y mejorar el idioma. Una vez termine, espero certificarme con el examen del Goethe-Institut”, concluyó Sofía.