El mensaje es claro: la gente pide energía renovable

En línea con los objetivos de Sagrado Verde para transformar la Universidad en un campus sostenible y en unión con los esfuerzos de Sagrado Contigo, Arturo Massol del proyecto Casa Pueblo participó de un conversatorio sobre energía renovable y autogestión.

Por Marla Figueroa Ramos
Comunicaciones Integradas

Luego del huracán el tema energético en la isla ha tomado un papel central en la vida de los puertorriqueños. Por eso Arturo Massol, del proyecto Casa Pueblo conversó con miembros de la comunidad universitaria sobre la importancia de explorar opciones que aporten a la calidad de vida de las personas.

 “Para movernos hacia un futuro ambiental diferente hay que tocar el tema energético. Una de las lecciones más importantes que nos dejó el huracán María es la necesidad de un sistema fuerte, que no dependa exclusivamente de combustibles fósiles y que podamos desarrollar nosotros mismos”, expresó el también profesor de biología ante los presentes.

El coloquio sirvió como foro para discutir el rol de los individuos, comunidades e instituciones en la autogestión y en el desarrollo de alternativas que suplan eficientemente a sus ciudadanos. Además, Massol contestó preguntas de los estudiantes sobre cómo dirigirnos hacia métodos efectivos, mantenimiento de equipos y la combinación de recursos energéticos para obtener electricidad más limpia y económica.

“Nos encontramos en un momento de grandes oportunidades. La autogestión se trata de ver problemas locales y transformarlos para que nos dirijan a un desarrollo justo y responsable. En este tema Sagrado se ha destacado con apoyo a las comunidades aledañas y en las medidas que se han tomado para continuar transformando el campus en uno más verde”, comentó Massol.

En la actividad se explicó el valor de las fuentes renovables como los sistemas solares, hidráulicos y eólicos versus el abuso de los recursos no renovables; los que eventualmente se agotarán. También, se destacó el cambio en la percepción de las personas ante el uso de nuevas estructuras energéticas.

“Es impresionante ver cómo ha aumentado la aceptación. La resistencia que veíamos hace unos años ha disminuido considerablemente. Por ejemplo, días después que pasó el ciclón repartimos lámparas solares a las comunidades y fue un éxito. Las personas estaban muy agradecidas, pasaron por el proceso de orientación y estaban encantadas con estas nuevas opciones que les permiten utilizar un recurso que tenemos en abundancia: la luz solar. Este es el momento de cambiar, el mensaje es claro la gente está pidiendo energía renovable”, concluyó.