Estudiantes enfermeros cumplen con su llamado solidario

En línea con el reconocimiento a la labor de los miles de voluntarios que ayudaron en la recuperación del huracán María, integrantes del programa de Enfermería a Distancia de Sagrado son ejemplo vivo de valía y hermandad en nuestra sociedad.

Foto suministrada.

Por Marla Figueroa Ramos
Comunicaciones Integradas

Con voluntad de hierro y deseosos de servir al pueblo puertorriqueño los alumnos del Programa de Enfermería a Distancia, que se encontraban en la Universidad para realizar sus rotaciones durante el paso del huracán María, respondieron valientemente al llamado de emergencia.

Luego de sobrevivir los huracanes Irma y Harvey en Estados Unidos, muchos de los estudiantes enfermeros de Sagrado llegaron a Puerto Rico sin pensar que se convertirían en los primeros héroes anónimos del país.

Ante un panorama de incertidumbre y devastación el grupo de aproximadamente 80 sagradeños, que se refugió en la Residencia de Varones, decidió continuar en la isla y asistir a las comunidades a sobrellevar la nueva realidad dejada por el ciclón.

Foto suministrada.

“La mañana que amanecimos con el huracán estábamos en shock. Nunca habíamos visto un evento meteorológico de tanta magnitud y sabíamos que teníamos que hacer algo. Por eso, decidimos tomar acción y no quedarnos de brazos cruzados y comenzamos a ayudar”, comentó Carlos Alberto Labado, estudiante enfermero residente de la ciudad de Houston.

Durante los días que estuvieron en Puerto Rico el grupo visitó diferentes refugios en el área metropolitana, comunidades como Playita y Cantera en Santurce y el municipio de Canóvanas. Allí con circunstancias de gran dificultad identificaron a las personas que tenían necesidades de medicamentos, pacientes de diálisis y diabetes, hicieron consultas y levantamientos, separaron a las personas con enfermedades contagiosas para prevenir epidemias y brindaron charlas enfocadas en promover la higiene.

Ante este panorama Iraida Guzmán, alumna residente de la ciudad de Miami, habló sobre el impacto emocional de esta experiencia y expresó sentirse orgullosa de haber podido ser parte de las primeras brigadas de acción rápida. De igual modo, destacó la gratitud de los puertorriqueños, que al verlos llegar, en muchas ocasiones en medio de inundaciones de aguas contaminadas, se llenaban de felicidad y alivio.

Foto suministrada.

“Jamás voy a olvidar esta experiencia, fue difícil pero sentimos que nos enriqueció como personas y como profesionales, porque salimos a la calle a emplear nuestro conocimiento y a socorrer a personas que estaban realmente necesitadas. Es un momento que nos unió como grupo y nos ayudó a crecer como seres humanos”, expresó Guzmán.

Asimismo, Braudelino González Cabrera, residente de Miami, destacó la labor y apoyo que recibieron de Sagrado.  Aún en los momentos más difíciles de la crisis la Universidad los guió y empleó en la recuperación de los diversos sectores.

Foto suministrada.

“Tanto el presidente como el doctor Fraile estuvieron ahí para nosotros y nos proveyeron lo necesario para lograr nuestro objetivo. La lección más importante de este suceso fue que nos hizo más humanos, más conscientes de lo que realmente tiene valor en la vida; el servicio y la solidaridad con los demás”, concluyó González Cabrera,

Los alumnos del Programa de Enfermería a Distancia demostraron una vez más la fuerza y compromiso social que caracteriza la comunidad sagradeña. Los estudiantes enfermeros continúan durante este año sus rotaciones y formación profesional.