Echar Pa’ Lante reconoce pilares sagradeños

Dos de los pilares del empresarismo puertorriqueño tienen como casa Sagrado.

Foto suministrada.

Por Marla Figueroa Ramos
Comunicaciones Integradas

Para ser un pilar hay que saber aguantar, hay que resistir y a la vez tienes que crear, crecer y sostener. De eso se trata este honor y esta responsabilidad”.

Con estas palabras Javier de Jesús, director del Centro de Innovación Colaborativa, Neeuko, describió el significado de uno de los homenajes más destacados del emprendimiento en Puerto Rico impartido por la fundación Echar Pa’ Lante del Banco Popular, la premiación: Los Pilares del Emprendimiento 2018.

Foto suministrada.

Este homenaje, establecido desde el 2014, celebró igualmente la aportación del profesor Javier Hernández, director del Departamento de Administración de Empresas. La ceremonia brindó un espacio para rememorar anécdotas y proyectos. A la vez, reconoció a individuos y organizaciones que por sus ejecutorias han convertido el desarrollo de la cultura emprendedora y el fortalecimiento del sector empresarial y multisectorial en la isla en una de sus misiones.

“Siempre es un honor recibir estos reconocimientos porque se trata de una validación de los más de 15 años que hemos estado trabajando con emprendedores y la motivación de continuar con la agenda que llevamos en Sagrado. En mi caso, gran parte de ese trabajo ha sido con la economía cultural y creativa. Esta es la quinta premiación y es un honor ser parte de este selecto grupo. Sobre todo, la premiación de colegas como Javier De Jesús, Héctor Cortés, Nerma Albertorio y Alex Rodríguez es importante porque son los agentes de cambio que día a día transforman vidas”, comentó Hernández.

Foto suministrada.

Durante esta actividad se destacaron las aportaciones de los diversos pilares y cómo estos han contribuido y colaborado con sus diferentes proyectos en el fortalecimiento de los vínculos multisectoriales en el país. Ejemplo de esto es el Proyecto del Bloque, en el que colabora directamente De Jesús.

Esta iniciativa empodera a las universidades para crear programas en la comunidades que se encuentran alrededor de sus recintos. En el 2018 el programa inició con la capacitación de recursos de las universidades aliadas y líderes de las escuelas vocacionales de la isla, brindando de esta manera las bases para continuar sentando los cimientos para el mejoramiento económico y sociocultural.

Foto suministrada.

El rol de las instituciones académicas es determinante en este proceso. Las universidades tienen un gran reto hoy día de sintonizarse, sincronizarse y sensibilizarse con las necesidades actuales de los ciudadanos y en ese sentido Sagrado ha dado grandes pasos en la dirección correcta para proveer herramientas útiles desde la academia”, añadió De Jesús.

El profesor Hernández añadió que si bien es cierto que necesitamos muchas iniciativas empresariales para crecer nuestra economía, también necesitamos un movimiento en el trabajo comunitario, en el gobierno y en la forma en que atendemos los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Hernández enfatiza que si se fomenta esa mentalidad emprendedora, no solo desde la universidad sino que inicie en la escuela elemental y secundaria, tendremos soluciones para todos estos renglones.

Foto suministrada.

El emprendimiento y el movimiento multisectorial son actitudes y mentalidades. Se trata de las formas en que nos enfrentamos a los problemas para verlos como oportunidades”, concluyó Hernández.

¡Felicidades a los Javieres!