Exalumnas celebran Fiesta de Mater

Gilberto Marxuach, presidente de Sagrado, y Antiguas Alumnas

Gilberto Marxuach, presidente de Sagrado, y Antiguas Alumnas

Por Arelis Marrero
Exalumnos

Como es costumbre en nuestra Universidad y en todos los colegios del Sagrado Corazón alrededor del mundo, el pasado 20 de octubre se celebró la fiesta de Mater Admirabilis, patrona de nuestra Institución.

La misa, ofrecida por el padre Carlos Javier Vázquez estuvo llena de emotivos momentos, en especial cuando el coro de Antiguas Alumnas junto al coro de estudiantes y al Prof. Carlos Conde unieron sus voces para entonar algunos de los cánticos. Además, se hizo entrega del cuadro con la medalla de fidelidad que en la pasada Fiesta de Santa Magdalena Sofía Barat, se había otorgado al Coro de Antiguas Alumnas.

Al finalizar la misa, las exalumnas confraternizaron durante el almuerzo. Allí un grupo de tres jóvenes de la Pastoral Universitaria entonaron varias cantos en honor a la Mater.

Jóvenes de la Pastoral Universitaria junto a la Hna. Socorro Juliá, rscj.

Jóvenes de la Pastoral Universitaria junto a la Hna. Socorro Juliá, rscj.

 

Historia de la Mater

La imagen de la Virgen María bajo la advocación de la mater admirabilis está íntimamente ligada a la historia de las hermanas del Sagrado Corazón. Fue la joven novicia Paulina Pedreau quien en 1884 sintió la inquietud de pintar un cuadro de la virgen. Pidió permiso a su madre superiora para pintarla en uno de los muros de las áreas más concurridas del convento pues así ella sentía que la Virgen las acompañaría durante sus actividades diarias. Con mucho talento pero ninguna experiencia pintando al fresco se dio a la tarea de completar su encomienda. A medida que iba avanzando en el trabajo, la desaprobación silenciosa de sus compañeras y de su superiora por los colores que surgían en el cuadro entristecían a la joven. Pero no se desanimó, casi en secreto y con el apoyo de un albañil que la ayudaba con la mezcla, logró terminar la obra. La pintura estuvo cubierta por un tiempo en lo que los colores tomaban su tono definitivo.

Se le llamó “La Madona del Lirio” hasta el 20 de octubre de 1846, día que el Papa Pío IX visitó el monasterio y al ver la imagen exclamó:

Verdaderamente es Mater Admirabilis”

En nuestra Universidad tenemos una hermosa escultura ubicada en el edificio de administración, que nos recuerda la presencia de la Mater durante todo nuestro quehacer académico y administrativo. Están todos invitados a contemplarla y visitarla cuando gusten.

Mater Admirabilis, en el Edificio de Administración de Sagrado

Mater Admirabilis, en el Edificio de Administración de Sagrado