¡Regresan a una final del voleibol las delfines!

Foto por José Raul Santana

Información Suministrada 

Una nueva dirección en el voleibol universitario ha sido clave para el repunte deportivo de Sagrado. La transformación se ha notado desde que la directora atlética Mari Batista llegó al territorio sagradeño hace tres años.

Se han vivido cambios administrativos desde personal hasta el reclutamiento de estudiantes-atletas en nuevos deportes y la solidificación en otros. Es por esto que el sexteto sagradeño tuvo una de sus citas más importantes para su historia deportiva: el regreso a la final de voleibol desde su último campeonato en el 2008 de la mano del dirigente cubano Ramón Lawrence. Las sagradeñas no lograron vencer en su primer encuentro a las Juanas del Colegio de Mayagüez que culminó en 3 sets (25-13, 25-20, 25-20).  Regresan a la cancha de Sagrado el miércoles 28 de noviembre a las 7:00 p. m.

El debutante dirigente en el torneo de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI) llegó a Puerto Rico en el 2008. Su experiencia extranjera y nacional en la cancha han sido claves en el desarrollo del equipo.

Foto por José Raul Santana

Lawrence ha cosechado logros en la liga profesional de voleibol en ambas ramas y ha dirigido desde las categorías menores las selecciones nacionales hasta llegar a las adultas. Fue parte del equipo técnico de la selección nacional femenino que participó por primera vez en unos Juegos Olímpicos Río 2016. Además, ha estado en ligas del exterior.

“Es la primera vez que dirijo en la LAI. Es una liga bastante balanceada. Por eso decidí comenzar con las muchachas a entrenar desde el 16 de abril, incluyendo el verano. Esas muchachas han hecho un esfuerzo grande y yo pienso que es meritorio que estén discutiendo el campeonato. Han trabajado duro para esto”, dijo el técnico sobre el proceso que ha vivido con el equipo femenino.

Nuestras delfines se posicionaron terceras con marca de 7-2 de la temporada regular en la sección Cosme Beitía, clasificando a las series de cuartos de finales junto a las Jerezanas de la Universidad de Puerto Rico (UPR) de Río Piedras (9-0), las Cocodrilas de la Universidad Metropolitana (UMET, 8-1) y las Vaqueras de la UPR de Bayamón (5-4).

Foto por José Raul Santana

 

En los cuartos de finales eliminó al sexteto de las Taínas de la Universidad del Turabo en el máximo de tres partidos. Repitió la dosis con las perseverantes Tigresas de la Universidad Interamericana. De este modo, el sexteto femenino de Sagrado se convirtió en la única representación de la sección Cosme Beitía en la final. Su rival, las bicampeonas Juanas del Colegio de Mayagüez.

Lawrence está muy consiente del trabajo que ha realizado su equipo y de su rival.

“Han ido mejorando de menos a más. Han cogido confianza. Las muchachas están bien. Gracias a Dios no hay ninguna lesión. Todo el mundo está en optimas condiciones. El ánimo está bien.  Ellas están contentas. Solo esperar los partidos para jugar”, explicó el técnico cubano.

Foto por José Raul Santana

Sagrado no había jugado con su rival este año. Será una serie nueva para ambas. Aun así, Lawrence ya ha visto jugar a Colegio en la final del año pasado con la UMET y los videos que ha podido obtener de este año.

“La temporada pasada las pude ver con la UMET. El equipo ha cambiado. He visto el equipo en los videos. Tiene mucho control. Hay que jugarle muy bien. Llevan dos años corrido siendo campeonas y  empezamos en su casa (coliseo Rafael Mangual)”, expresó consiente el dirigente sagradeño de su reto campeonil.

¿Quiénes son sus cañones fuertes? “Yo me he ido con la colocadora Mariela Resto, las esquinas Karitni Jiménez y María Gómez, las centrales Kayra Navarro y Mariangely Cabrera, y las liberos han sido Alexandra Torres y Dali Ríos, la opuesto Saelys Báez”, mencionó Lawrence parte de su plantilla.

Foto por José Raul Santana

Dentro del crecimiento de las delfines ha sido clave la dirección y visión de la directora atlética y el presidente de la institución.

“El presidente Gilberto Marxuach ha creído en el deporte como un vehículo para educar y transmitir nuestra misión.  Su apoyo ha sido fundamental para este logro y ahora más que nunca reafirmamos que un delfín nunca se rinde”, finalizó Batista.