CoMesa: un hogar lejos de casa

Midna Vega Vega e Iris Nuñez Tolentino del programa CoMesa de Pastoral Universitaria trabajan arduamente para hacer de la cocina sagradeña un espacio familiar para los estudiantes.

De izquierda a derecha Iris Nuñez Tolentino y Midna Vega Vega. Foto por: José Rivera.

Por Marla Figueroa Ramos
Comunicaciones Integradas

Después de más de treinta años como maestra de escuela elemental al servicio de los niños de Puerto Rico no es extraño encontrar a Midna Vega Vega ayudando a la juventud del país. Esta vez participa como cocinera voluntaria del proyecto de alimentación de la Pastoral Universitaria CoMesa, que este año celebra su tercer aniversario.

Foto por: José Rivera

Midna, quien lleva dos años trabajando en esta iniciativa llega todos los lunes y miércoles a las 7:00 a. m. y prepara los alimentos que consumirán los estudiantes que visitan este espacio que simula una cocina familiar en la Universidad.  Además, en ocasiones complementa sus otros dos servicios de voluntariado visitando toda la semana a Sagrado.

“Tengo el gusto de trabajar de este proyecto tan bonito del cual disfruto mucho porque me mantiene conectada con la juventud. Aquí no solo brindamos comida a los muchachos, sino que los alimentamos con amor. Muchas veces llegan ajetreados con sus preocupaciones y nosotros los escuchamos y aconsejamos; son mis hijos y nietos adoptivos”, comentó Vega.

Midna, quien disfruta de consentir a los delfines preparándoles guisos y bizcochos, destaca que la relación familiar y espiritual que se establece en esta cocina universitaria es una recíproca y de constante aprendizaje.

Foto por: José Rivera

“Trabajar en CoMesa te brinda mucha satisfacción. Siempre estás aprendiendo de los estudiantes, ellos me tienen al tanto de todos los avances tecnológicos y todo lo que está pasando. Me alegra mucho saber que soy parte de las personas que los apoyan. Es más, aquí dicen que Iris, la coordinadora, es la mamá de los pollitos, pero yo soy la abuela”, dijo Vega.

Por su parte, Iris Nuñez Tolentino, coordinadora del programa, resaltó el enfoque educativo y de servicio al prójimo en el que se enfoca esta iniciativa. El programa busca fomentar el compañerismo, la unión social y valores como generosidad, respeto, paciencia, esfuerzo y empatía. De igual modo, se promueve la conciencia ambiental, ya que no se utilizan utensilios desechables y los estudiantes mantienen la higiene de los cubiertos y áreas que utilizan.

“Llegué aquí porque la hermana Madeline me habló del programa y sentí una conexión con CoMesa. Comencé preparando y llevando comida a Pastoral y ya llevo dos años trabajando. Estar aquí me ha enseñado mucho sobre la solidaridad y el amor al prójimo”, comentó Nuñez Tolentino.

Foto por: José Rivera

Asimismo, Iris quien cuenta con una certificación de manejo de alimentos y coordina las donaciones del proyecto, habló sobre los grandes retos, que al igual que todos los puertorriqueños, enfrentaron en CoMesa con el paso del huracán María.

“La experiencia del huracán es una que no podremos olvidar. Atendimos más de 100 estudiantes, cocinamos para todos ellos en una estufa de gas pequeña; fueron días bien retantes pero nos sentimos orgullosos que estuvimos ahí para ellos”, dijo Nuñez Tolentino.

Foto por: José Rivera

Tanto Iris como Midna invitaron a toda la comunidad universitaria a participar de este tipo de iniciativas, ya que al ser parte de este esfuerzo no solo se colabora con los demás sino que se desarrolla sensibilidad y te conviertes en agente de cambio social.

“Saber que puedo ayudar y de cierto modo hacer la diferencia en sus vidas me llena de alegría; es una satisfacción que nadie te puede quitar”, concluyó Nuñez Tolentino.