María Hodge se despide de la LAI este año en Mayagüez

María Hodge lo ha hecho todo representando a las Delfinas de la Universidad del Sagrado Corazón (USC) y también a Puerto Rico.

hodge

Por Léster Jiménez
Deportes Sagrado

Tres medallas en la Liga Atlética Interuniversitaria en salto largo; dos preseas internacionales en los XV Juegos Olímpicos Universitarios celebrados en Panamá -en salto y 100 metros- y múltiples presentaciones individuales, como el Ponce Grand Prix (2015), el Armory Track en Nueva York (2015) y el complejo atlético Ocean Breeze en Staten Island (2016) entre otros.

Su arduo trabajo le valió ser incluida en febrero en la lista de las mejores 50 marcas del atletismo puertorriqueño en la actualidad. Pero cuando finalmente se apaguen las luces del estadio Centroamericano José Antonio Figueroa en Mayagüez, significará la despedida de esta gran atleta boricua del escenario universitario.

Hodge, de 22 años y natural de Caguas, compite en su cuarto y último año de elegibilidad en la LAI, y a pesar de que en el plano internacional todavía espera representar la Isla en más competencias, un importante capítulo se cierra en su formación deportiva y profesional.

“Me da mucha tristeza. Si por lo menos pudiera competir un año más, lo haría”, aseguró Hodge, considerada la mejor atleta boricua universitaria de la actualidad en salto de longitud. “Me da tristeza y alegría a la vez porque ha sido una experiencia maravillosa y sé que me esperan nuevos retos”.

Hodge llegó en el 2012 a la USC inicialmente para formar parte del equipo atlético en eventos de velocidad. Pero poco necesitaron los entrenadores del Sagrado para darse cuenta que tenía potencial para el evento de salto. No se equivocaron. Sin dejar de competir en eventos de pista, Hodge no le tuvo miedo a caer en la arena y es en ese deporte donde más se ha destacado a nivel LAI.

En el podio universitario ha alcanzado dos medallas de bronce y una de plata y el año pasado estableció una nueva marca para su institución al saltar 6.19 y dejar atrás el viejo registro de 5.99. Esa gesta le valió colocarse novena en el libro de las mejores 50 marcas del atletismo puertorriqueño en ese evento.

¡Eso fue tan emocionante! Fue en el primer salto. Nadie se lo esperaba”,

– María Hodge, estudiante de Ciencias Naturales.

Para sus últimas Justas, que se llevarán a cabo el 15 y 16 de abril próximo en la Sultana del Oeste, Hodge tendrá una cargada agenta, ya que espera estar activa en salto largo, 100 metros lisos y el relevo 4×100.
Pero además, quisiera probar suerte en otra disciplina que jamás ha intentado, y no quiere despedirse sin hacerlo: el triple salto.

Fue igual que cuando empecé en el salto a lo largo. No era mi evento, me hicieron las pruebas y vieron que había potencial. Para el triple salto, mi coach (Luis Daniel Soto) me dice que puedo dar el grado. Nunca lo he intentado, pero siempre había querido probar. Así que no quiero despedirme sin intentarlo”

– María Hodge

Pero su meta mayor será regalarle a Sagrado la medalla de oro que le falta en su cuello. “Voy por esa medalla de oro. Hemos trabajado para eso”, destacó. Los colores vino y amarillo de la USC la han acompañado desde que hizo sus pininos en el deporte universitario y los ha llenado de orgullo. De ellos también tendrá que despedirse en Mayagüez.

“Ese uniforme significa mucho, porque según el diseño del uniforme ha cambiado cada año, también mi carrera ha evolucionado y yo he ido avanzando en el deporte. Representar a Sagrado ha sido un orgullo muy grande”, señaló.


Hodge espera finalizar su bachillerato en diciembre y enfilará sus cañones hacia estados Unidos donde planea completar sus estudios en quiropráctica. Pero aunque ya no la veamos con el uniforme del Sagrado Corazón, sí podremos seguir disfrutando de su talento con otro atuendo que llevará con igual o mayor orgullo: el de Puerto Rico.

“Definitivamente seguiré en competencias internacionales. Estoy evaluando algunas propuestas que tengo sobre la mesa, pero espero mantenerme compitiendo”, sentenció.