5 motivos para participar en un intercambio estudiantil

Al principio, irse de intercambio podrá parecer algo temeroso, viajar a un país ajeno, integrarse a un sistema educativo diferente, relacionarse con personas de otra nación, pensarás que es una locura. Sin embargo, aquellos que tuvimos la oportunidad de viajar se nos manifestó un mundo de posibilidades lleno de riqueza cultural, individuos extraordinarios, lugares impresionantes y en el camino, descubrimos quienes somos y lo que podemos lograr.

Christian Zengotita. Foto: suministrada

 

Por Christian Zengotita
Estudiante de Cine Digital

Adjunto cinco razones por la cual deberías irte de intercambio.

  1. Conoces nuevas personas

    • Una de las mejores experiencias en un intercambio es relacionarse con personas de otros países, ya que esa diversidad cultural abre paso a combinar ideas originales al momento de producir proyectos. Además, descubrir otras culturas te permite apreciar sus ideas  y prácticas, desarrolla tu capacidad de empatía y tolerancia a creencias ajenas, además de abrir tu perspectiva en los tópicos sociales y políticos de otras naciones.

 

  1. Aprendes a ser independiente

    • Fuera de la zona de confort de tus cercanos, cuando uno se va de intercambio debe ser responsable de sus acciones, por lo cual se aprende a manejar prioridades. Desde el mantenimiento del hogar hasta priorizar los horarios de estudios y actividades extracurriculares, esta experiencia es práctica para una adultez independiente.

 

  1. Aprendes a manejar finanzas

    • Es altamente recomendado hacer una cuenta de ahorros antes de comenzar el intercambio, ya que una vez en el extranjero descubres el valor del dinero y la importancia de manejarlo responsablemente. Aprendes la diferencia entre un gasto e inversión, presupuesto y planificación financiera, conocimientos que serán modelo para tu futuro como adulto independiente.

 

  1. Te desarrollas en una cultura diferente

    • Una de las metas de un intercambio es conocer nuevas culturas, por lo cual se incita ser partícipe de las diversas actividades que te ofrecen al ser parte del programa. De igual forma uno se enriquece culturalmente cuando visitas parques, teatros, conciertos, museos y te relacionas con los residentes locales.

 

  1. Descubres quién eres

    • Roy T. Bennett una vez dijo que “El cambio comienza al final de tu zona de confort”. Cuando te vas de intercambio descubres que el mundo no es del todo cómo los medios lo venden, te cuestionas lo que has aprendido a través de los años y te abre la oportunidad para eliminar estereotipos, romper estigmas y entender que no todos piensan como uno, y eso está muy bien. Integrarse a una cultura ajena te reta a adaptarte a todo tipo de situaciones, te incita a probar nuevos métodos para resolver problemas y caes en cuenta que eres una pieza importante para este mundo, que trabajar en tus sueños aporta algo positivo a la sociedad y te dará felicidad. Descubres que eres capaz de hacer cosas que jamás pensaste posible, y cuando regresas de esa aventura eres un ser nuevo.