7 razones por las que amamos la Resi

Para quienes viven lejos y para los que simplemente la amamos, las Residencias Estudiantiles, o como cariñosamente le decimos: la Resi, simbolizan oportunidades. Más que un espacio para dormir y estudiar es un lugar para la creación de nuevas amistades, convivencia, desarrollo como individuo, experiencias de vida independientes, para nuestra realización como entes, y demás. Esta etapa no es una más, sino que marca nuestras vidas y por tanto, nuestra estancia debe ser una amena y grata.

Por Angélica D. Serrano Román
Estudiante de Periodismo

Aquí mis 7 razones para amarla:

  1. Es accesible y conveniente.

 

Vivir a pasos de los salones de clase te resolverá todos los problemas de último minuto. Si estás pensando en veinte cosas ese día y se te olvidó el proyecto que era para entregar, corres a tu cuarto y lo buscas.

Si te duele la cabeza, tienes hambre o lo que sea, resolverás el problema casi instantáneamente. Incluso, si te quieres echar un “nap” entre clases, puedes hacerlo. No gastas gasolina a diferencia de los que se hospedan fuera o los que viajan.

Y claro, si tu carro se daña, no tienes problemas para llegar a clase. Además, tiene un salón de cómputos donde puedes hacer tus trabajos si no tienes computadora e imprimirlos.

No obstante, si tu profesor te asignó un trabajo grupal, escoges personas del salón que se hospeden y no tendrán el problema de que uno de ellos no pueden reunirse. Ya no hay excusa.

 

  1. Te sientes en familia.

No solo están para estudiar y dormir. En las Residencias Estudiantiles te sientes como en casa. Puedes escoger un/a amigo/a para que sea tu compañero/a de cuarto, lo decoran como quieran y comparten.

Si no tienes a nadie, te ponen a alguien al azar. Esto te permite conocer más personas y hasta podrían llegar a ser grandes amigos/as. Además, haces muchas amistades, ya sea de la otra residencia o en tu piso.

El ambiente es muy ameno, se pasan en el lobby hablando y jugando, especialmente en las Residencias de Varones. Allí la mayoría se reúnen y ordenan comida. Incluso, compartes con muchos estudiantes internacionales. Vemos cubanos, coreanos, españoles, americanos, italianos, alemanes y de todo el mundo. Aprendes mucho con ellos.

 

3. Actividades

En las Residencias hacen múltiples actividades y lo mejor de todo, hay comida gratis. Podemos tener fiestas, noches de película, juegos, noches de karaoke y más.

Personas que se han ido de la Resi vuelven porque solos en un apartamento o estudio se aburren. El Concilio de Residentes hace los eventos de bienvenida, la fiesta de octubre, fin de curso y demás.

Los proctors (jefes de piso), hacen actividades y a veces hacen colaboraciones con otros para que haya más personas. Sin duda alguna, estas motivan a nuestros estudiantes y los relajan del estrés de los cursos.

Muchos de ellos, aunque tengan una asignación, se sientan y la hacen en la misma actividad con tal de ir… y comer.

 

  1. Seguridad

Te sentirás súper seguro en las Residencias Estudiantiles. No tendrás “la perse” de que le pasará algo a tu carro o amanecerá sin gomas. Hay seguridad las 24 horas del día y hay estaciones de emergencia en todos lados, los cuáles puedes presionar en el caso de ocurrir alguna situación. Sobre todo, hay cámaras de seguridad.

Si llegas de madrugada, tienes que registrarte en el vestíbulo certificando que has llegado.

 

  1. Desarrollas independencia

 

Vivir lejos de tus padres, o al menos solo, ayudará a formarte como un individuo independiente. Muchas veces dependemos de nuestros padres para todo. Esta es un adelanto de lo que tendremos que enfrentar cuando decidamos vivir en un apartamento solos o casarnos en un futuro (bien lejano).

Aquí no hay: “Mami, tengo hambre” o “Mami, ¿qué hay de comer?”. Si no te cocinas, mueres de hambre. Sencillo. Tienes que lavar tu ropa, recoger tus cosas, encargarte de levantarte y cumplir con tus citas y actividades y mantener un presupuesto, algo que es sumamente difícil para algunos.

En ocasiones destinamos una partida de dinero para algo, por ejemplo: $250.00 para compra y gastamos $400.00 por comprar cosas demás. Esa es una nueva responsabilidad, ya que cuando vivimos con nuestros padres, no somos los responsables de la administración de dinero y debemos ser conscientes de que si sacamos un dinero para algo, y gastamos más, otra cosa se ve afectada.

 

  1. No tengo que pagar el sello de “Parking”.

Los estudiantes regulares tienen que pagar $60.00 anuales por el sello de estacionamiento. Si vives en la Resi, no tienes que hacerlo ya que viene incluido. Un gasto menos… al fin.

 

  1. Accesible económicamente.

Muchas personas pensarán que la Resi es costosa porque pagamos $1,550.00 por semestre. Sin embargo, si sumamos todas las ventajas que tenemos, podemos decir que no es tan costosa como parece.

Veamos, ya mencioné que tenemos una sala de cómputos, Internet, lavandería, áreas de estudio, escritorio, closet, nevera, agua, luz, congelador, estufa, acceso al gimnasio y a la cancha de baloncesto y tenis, y lo más hermoso de todo, aire 24/7.

Además, no tienes que pagarlo con tu dinero si tienes becas y ayudas que te sobren. Si venimos a ver, los hospedajes en el área que te ofrezcan todo esto, seguridad que estén y en buen estado, no son muchos. Además, si tu compañero de apartamento no pagó, te quedaste apretao’.