En la unión está la fuerza

Fieles creyentes a la resiliencia, la corporación SBP y Sagrado, continúan la tarea de reconstrucción en la comunidad de Villa Palmeras.

Foto suministrada.

Por Naomi Curbelo
Estudiante de Psicología y asistente de coordinación de eventos en Pastoral

El Centro de Pastoral entró a Villa Palmeras después del paso del huracán María y de ahí, no se ha ido. El proyecto Villa Palmeras: una comunidad resiliente, surgió desde las Religiosas del Sagrado Corazón y ha continuado su misión social y solidaria en la comunidad. Actualmente, esta iniciativa se encuentra en la etapa de reconstrucción de hogares, principalmente viviendas en las que residen niños y ancianos. Este importante proceso de rehabilitación no sería posible sin la alianza de colaboración con SBP USA.

SBP es una organización comunitaria fundada en el 2006 con el propósito de reducir el tiempo entre desastre y recuperación. Se enfocan en la reconstrucción de comunidades en todo el país después de un evento de emergencia.

Entre los lugares en los que han brindado asistencia se encuentra Nueva Orleans, Missouri, Nueva York, Nueva Jersey, Carolina del Sur, Texas y ahora Puerto Rico. Durante sus distintas colaboraciones han aprendido a construir viviendas en corto tiempo y su misión es compartir su experiencia y ayudar a las comunidades a recuperarse.

Foto suministrada.

Para conocer más sobre este interesante esfuerzo dialogamos con el Sr. Edgardo Maldonado, gerente de proyectos de construcción de proyectos de SBP, quien nos habló sobre sus perspectivas y expectativas de su trabajo en Villa Palmeras.

¿Por qué comenzar en Villa Palmeras?

“A través de nuestra asociación con el Centro de Pastoral Universitaria, aprendimos que esta comunidad había sido desatendida después del huracán. Era un asunto urgente ponernos en acción. Era la oportunidad de reducir el tiempo de recuperación para estas familias y queremos hacer nuestra parte para que vuelvan a su casa lo antes posible”.

¿Qué significa este proyecto para SBP y sus voluntarios?

“La mayoría de nuestro equipo está compuesto por puertorriqueños sobrevivientes de los huracanes. Ser parte de SBP les permite unir pasión y experiencia para tener un impacto real en la recuperación de Puerto Rico. Nuestros integrantes de AmeriCorps en Puerto Rico son un grupo verdaderamente diverso y talentoso. Esta oportunidad significa mucho para nuestro equipo”.

Foto suministrada.

¿Qué pretenden lograr en los hogares que están impactando?

“Nuestro objetivo es traer tanta gente a casa tan pronto sea posible. Entendemos lo que significa el hogar para muchos: un lugar de paz, para mantener a la familia y continuar construyendo su legado. Queremos unir nuestros recursos para que podamos garantizar que esto ocurra de manera predecible para los residentes de Villa Palmeras”.

¿Cuáles son las expectativas de SBP sobre su trabajo humanitario en Puerto Rico?

“Nuestra meta es reparar o reconstruir 100 viviendas en nuestro primer año de operaciones. También, buscamos crear una red de colaboración con organizaciones en Puerto Rico. Sabemos que una recuperación exitosa solo puede ocurrir mediante una verdadera colaboración. Muchos han dicho que la recuperación en Puerto Rico es difícil, pero queremos compartir la narrativa de que es difícil pero posible”.

El Centro de Pastoral Universitaria continua su labor de reconstrucción y desarrollo comunitario; para ser parte de las próximas iniciativas y participar como voluntario puedes escribir a pastoral@sagrado.edu. Para conocer más acerca del trabajo de SBP en Puerto Rico, oportunidades de voluntariado y donaciones puedes pulsar aquí.