Sagrado otorga la Medalla Rosa Filipina Duchesne

Por primera vez, Sagrado concede la Medalla Rosa Filipina Duchesne a uno de los integrantes más comprometidos y dedicados de la comunidad sagradeña.

 

Información Suministrada

El legado de Rosa Filipina Duchesne es testimonio vivo de entrega. Por eso y con el motivo de honrar el carisma y el servicio al estilo de la hermana, Sagrado instituyó la Medalla Rosa Filipina Duchesne como una forma de reconocer la labor de aquellos que como ella, cruzaron nuevas fronteras.

Este reconocimiento, en el que se conmemora elementos distintivos de la misión de Rosa Filipina con otros aspectos propios de la Universidad, pretende destacar a aquellos que además de salir a servir, han provocado movimientos significativos de otras personas y las han puesto en marcha hacia el servicio.

Nuestra comunidad cuenta con diversas personas que se han entregado más allá de los límites ayudando a los demás. Sin embargo, no cabe duda que a través de su trayectoria en la Universidad y luego del paso del huracán María, el Dr. Pedro Fraile Romeu es el merecedor de la primera Medalla Rosa Filipina Duchesne.

Hacer una enumeración de las ejecutorias sería insuficiente para entender por qué el doctor Fraile recibió este premio. Más bien pueden resaltarse tres cualidades meritorias que Fraile ha vivido en su vida cotidiana y que han hecho de sus obras un verdadero testimonio del carisma de las Religiosas del Sagrado Corazón y de las enseñanzas del mismo Jesucristo, el hijo de Dios.

La primera cualidad es la acogida. Pedro Fraile vive con los brazos abiertos, bien extendidos para abrazar y acoger amorosamente a todos aquellos que necesitan ser escuchados y comprendidos. No espera que lleguen a él, sino que sale a buscar los corazones que están sedientos de acogida y entendimiento.

Especialmente luego del huracán María, no hubo manos que él no estrechara, como tampoco lágrimas que le fueran indiferentes, no hubo joven que él no motivara a servir desinteresadamente.

La sensibilidad de Pedro ante el dolor y la desesperanza, lo movieron radicalmente para responder. Cientos de personas vieron en él, el mismo rostro del Dios misericordioso. Que se ocupa de conocer, entender y acoger a quien lo necesita. He ahí la segunda cualidad, la de la cercanía.

Como Jesús, Pedro Fraile es un hombre atento ante el clamor de los necesitados. La indiferencia o la quietud no son compatibles con su estilo de vivir.  Él se asegura siempre de quitar cualquier barrera que quizás pueda separarlo del corazón de alguno de nuestros jóvenes, de los sentimientos de alguna persona que necesitó ayuda luego de los desastres pasados.

Pedro no solo fue cercano a la gente en situaciones precarias, sino que su sentido de cercanía lo movió a acompañar hasta el cansancio a cientos de jóvenes que, como voluntarios y voluntarias, decidieron radicalmente dejar la comodidad para ir al encuentro y abrazar el corazón herido de Puerto Rico.

Esta es la tercera cualidad: el acompañamiento sincero de los jóvenes que, con su ejemplo y dedicación, se sintieron llamados a expresar su amor en la acción, en el compromiso con los más que lo necesitaban.

Jesús se preocupó por entender los sentires y pensamientos de sus discípulos.  Se aseguró de conocerlos por sus nombres, por sus historias, por sus sueños.  Ese mismo ejemplo, nos los da Pedro Fraile. Él vive fuera de sus fronteras, porque es allí donde conoce, escucha y ama lo más auténtico de la juventud.  Pudiera elegir protegerse, pero en cambio, Pedro elige acompañar la vida de los jóvenes hasta el extremo, como Jesús.

Más que todo este homenaje confirma nuestra misión como institución, sirve como ejemplo de conciencia moral y promueve la construcción de una sociedad puertorriqueña más auténticamente cristianan en la justicia y la paz.

¡Enhorabuena!


Cada 31 de enero, el Centro de Pastoral Universitaria deberá presentar al Presidente de la Universidad una lista con los candidatos idóneos para recibir el reconocimiento, cada uno con su perfil.  El Presidente de la Universidad presentará su recomendación al Comité Ejecutivo de la Junta de Síndicos, quienes a su vez realizarán la recomendación final al pleno de la Junta. Será la Junta de Síndicos, en pleno, quien hará la selección final del nominado.