8 claves para comprender mejor cada día de la Semana Santa

Para muchos universitarios esta semana se convierte en tiempo de descanso y jangueo. Quizás sabemos que es una semana importante, pero no entendemos su verdadero significado.

Foto: Archivo Sagrado

Por Edwin Figueroa y Elisabetta Pezzuolo
Centro de Pastoral Universitaria

La Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Resurrección o Pascua. Si te cuesta entender que tiene de “Santa” la semana, estos 8 elementos pueden ayudarte a no estar tan perdido en el significado de cada día.

  1. ¡Todo patas arriba! (Domingo de Ramos)

via GIPHY

El pueblo esperaba un rey poderoso que guiará la insurrección contra los romanos, pero Jesús lo cambia todo, los pone “patas arriba”.  En lugar de venganza trae paz, no odio, sino perdón, nada de arrogancia, sino mucha humildad. Su poder no está en servirse de los demás, sino en servir a todos. Le “cambia los muñequitos” a la gente.

  1. Malgastando el perfume más caro… (Lunes Santo)

via GIPHY

Cuando María, la hermana de Lázaro, mira a Jesús ve al Hijo de Dios, por eso ella empieza a ungirle con un perfume muy caro. Al ver esto, Judas se escandaliza:“¿Qué? ¿Ahora malgastas el perfume más caro? ¿Si lo vas a botar mejor dejemoslo a los pobres?”

María con su gesto aparentemente desproporcionado, recibe a Jesús como la gran riqueza de su vida –Él es su salvación– mientras que Judas lo desprecia como la gran decepción de su historia –Él es su perdición–.

  1. Sabía que lo dejarían puyú… (Martes Santo)

via GIPHY

Que triste cuando sabes que tus “panas” te van a fallar… A Jesús, justo en su mayor dificultad, son sus mejores amigos, “los que iban a estar en las buenas y las malas”, a los que les tiemblan las piernas y no dudan en traicionarlo para salvarse a sí mismos. Jesús sabía que eran unos cobardes, pero aun así los amaba y decidía confiar en ellos.

  1. Y llegó la puñalada por la espalda. (Miércoles Santo)

via GIPHY

Llegó el momento. Judas le da la puñalada por la espalda a Jesús. Los que temían perder su poder se sienten amenazados por Jesús y hoy revelan sus verdaderas intenciones. ¡Quieren matarlo! Judas, por 30 monedas, traiciona a su mejor amigo. Jesús los quería libres y acepta las consecuencias de su libertad, aun cuando deciden por el “lado oscuro”.

  1. Una nueva forma de amar… (Jueves Santo)

via GIPHY

Hoy Jesús demuestra que su amor no es egoísta, no espera nada a cambio. Lo único que quiere es que aprendamos un nuevo amor: el amor de los hermanos y hermanas que se entregan la vida mutuamente. ¡Hoy conmemoramos la primera Misa de la historia! Jesús va a asumir las consecuencias de su nueva forma de amar, morirá con tal de enseñarnos a toda la humanidad que somos capaces de amar y servirnos con la fuerza de su amor.

  1. ¡Hoy es el verdadero Día del Amor! (Viernes Santo)

via GIPHY

¡La cosa se puso color de hormiga brava! Hoy es el único día del año que no celebramos Misa. Pareciera que toda la injusticia y la maldad del mundo ha ganado, pero realmente venció el amor. ¿¡Qué!? Sí, el amor del que lo dió todo, confiando del todo, por salvar a todos. Jesús se ha dejado arrastrar al rincón más perdido de nuestra historia para abrir desde allí, y para siempre, las puertas a la felicidad, a la plenitud del amor. Sin excepción de persona.

  1. ¡Shhhhhhhhhh!  (Sábado Santo)

via GIPHY

Hoy es el día de callar. Es momento de hacer silencio para permitir madurar nuestro amor. Proponte hacer silencio, es ahí donde podrás encontrar lo más auténtico de ti. Solo en el silencio, asoma la luz de la nueva Vida. Dejemos hoy que el amor de Dios llegue hasta nosotros en todo su poder. ¿Encontrarás en Jesús tu nuevo nacimiento?

  1. ¡Y los hizo quedar bien mal! (Domingo de Resurrección)

via GIPHY

¡Ha! Jesús cumple su palabra, pero no fueron sus amigos los que se dieron cuenta. Ellos estaban bien encerrados por temor. Fueron las mujeres las que decidieron ir a ver qué había  sucedido. ¿Qué pasó? Volvieron llenas de esperanza y alegría porque Jesús hizo quedar bien mal a los cobardes. ¡Jesús ha resucitado! La vida le ganó a la muerte, por siempre.