Sagrado educa para el liderazgo solidario

 El 2do Simposio: Educar para el liderazgo solidario muestra una nueva frontera de la transformación educativa.

Foto suministrada.

Por Edwin Figueroa Narváez
Centro de Pastoral Universitaria de Sagrado

Más de 200 personas de una veintena de instituciones educativas, sociales y políticas se unieron al  2do Simposio: Educar para el liderazgo solidario organizado por el Centro de Pastoral Universitaria de la Universidad del Sagrado Corazón.

“El Simposio fue histórico. Tuvimos la oportunidad de desmontar la idea tradicional de liderazgo y proponer un nuevo modelo. Los participantes acordamos que ya es tiempo de voltear la mirada hacia donde están los líderes que gozan de credibilidad y quienes trabajan silenciosamente desde diversas experiencias comunitarias y educativas”, comentó Figueroa Narváez.

Foto suministrada.

El Simposio comenzó con un diálogo entre más de 16 grupos de trabajo, quienes estuvieron de acuerdo en que los líderes ya no están en los espacios tradicionales. El pensamiento de los participantes fue representativo de un imaginario puertorriqueño que está muy claro de la urgencia de dejar atrás el modelo fracasado de liderazgo predominante y apostar por un concepto totalmente nuevo.

“Este Simposio ha sido la oportunidad de conocer a hombres y mujeres que ejercen un liderazgo creíble, que construyen, desde las comunidades, un Puerto Rico solidario. Escuchando a los ponentes y en el compartir en mesas se redefinió el liderazgo, dándole un nuevo significado con la solidaridad como su principio fundamental”, añadió.

Foto suministrada.

El Simposio se dividió en cuatro paneles dirigidos por los doctores Néstor Duprey, Arturo Massol-Deya y Carlos R. Carrasquillo, los educadores Carmen M. Fagot, Carlos Muñiz, Astrid Morales, Ana Y. Guzmán, Lourdes Ortiz y Ariana Muñoz; e importantes figuras de la economía solidaria como lo son David Vergel y Nelson Reyes. También contó con la participación de los licenciados Eva Prados y Jerohim Ortiz, prominentes activistas sociales, y el joven sagradeño José Carlos Sánchez, quien levantó fuertes aplausos por su ejemplo y perseverancia como uno de los líderes solidarios jóvenes con más trascendencia en la isla.

“Tenemos los recursos humanos para volcar el balance de poderes antes que sea muy tarde. Es cuestión de seguirnos entrelazando y coordinando esfuerzos”, expresó Saúl González Mendoza de la organización Todos Somos Pueblo y participante del Simposio”.

Foto por Héctor Camacho.

Durante este foro se trabajaron las interrogantes ¿dónde están los líderes de hoy?, ¿quién nos mueve a hablar de liderazgo solidario?, ¿cuál es el perfil del líder solidario? y ¿cómo se forman líderes solidarios?  

Las respuestas a estas interrogantes por parte de los participantes ayudaron a describir el perfil del líder solidario como “un ciudadano que tiene como centro el amor y se mueve con los demás. Se siente convocado y uno con el dolor del otro, es auténtico, de entrega total, busca soluciones solidarias, es bondadoso, cercano y es para todos”. También concluyeron que “nuestra historia como pueblo nos ha mostrado que estas cualidades de solidaridad están intrínsecas en nuestro ser puertorriqueño, está en nuestro ADN”.

Foto suministrada.

Como parte de las conclusiones de la jornada se destacan tres premisas fundamentales:

  1. El liderazgo solidario se ha ejercido desde siempre en nuestro país, pero ahora, más que nunca, tenemos que visibilizarlo. Necesitamos formar líderes constructores de puentes y vías de diálogo; que acompañen a nuestro pueblo hacia una unidad cada vez más convencida, incluso allí donde prevalece una lógica de separación y fragmentación. Se forma en la acción desde la base de la caridad (el amor).
  2. Hay que crear espacios donde podamos ampliar esa solidaridad natural que está en nuestro ser puertorriqueño con una nueva pedagogía que escuche, acoja y acompañe a nuestros educandos. Con una espiritualidad que se encarna en la realidad y que es un aliento de vida, transformadora del tiempo y las circunstancias.
  3. El liderazgo solidario es una tarea pendiente y urgente. 
Foto por Héctor Camacho

La Universidad del Sagrado Corazón continuará uniendo esfuerzos para que juntos pongamos manos a la obra y enfrentemos el futuro, situando la solidaridad como valor fundante necesario para la construcción de una comunidad puertorriqueña en la justicia y la paz.