Sagradeñas fomentan vínculos de amor y solidaridad

Estudiantes del programa Conéctate comparten con residentes de Casa La Providencia.

Foto Suministrada.

Por Edwin A. Figueroa Narváez
Coordinador de Proyectos Pastorales

La clausura de actividades del grupo Conéctate le brindó a un grupo de sagradeñas la oportunidad de vivir una semana de Conexión Total en donde pudieron compartir con las comunidades a la vez que desarrollaron sus destrezas de voluntariado social.

Una de las experiencias que marcó la vida de estas estudiantes fue la visita a las residentes de la Casa La Providencia, centro de rehabilitación de drogas y alcohol para mujeres mayores de 18 años.  Allí, las participantes de Conéctate se mezclaron entre risas y abrazos en un espacio de confraternización con las más de una docena de mujeres que están en su proceso de recuperación.

Durante una tarde entera cantaron karaoke, tuvieron una sesión de relajación y spa, y realizaron pulseras con el significado simbólico de unión entre ellas.  Al final del día, cada una de las residentes recibió como regalo productos artesanales para su cuidado personal, fomentando así el aspecto de emprendimiento que trabajan las jóvenes del programa de la Pastoral Universitaria.

Foto Suministrada.

“Me encantó esta experiencia. Al ver la confianza de las residentes me llené de fe, son muy positivas y alegres. Además, no tienen miedo de demostrar quienes son en realidad, se ayudan unas a los otras. Me motivó ver sus risas al ver que disfrutaban de las actividades que realizamos para ellas. Me sentí satisfecha en conocer cómo estas mujeres están luchando para salir adelante”, expresó Joangely De Jesús integrante de Conéctate.

Cabe destacar que más allá del momento de esparcimiento y diversión que disfrutaron ambos grupos, todas las participantes quedaron unidas por un lazo espiritual. Este es el tipo de experiencia que Conéctate ofrece a los estudiantes. La oportunidad de integrar en sus vidas las dimensiones afectivas, sociales, espirituales y vocacionales de la existencia humana.

“Cada una de las residentes de la Casa La Providencia tiene una chispa que las hace especiales y auténticas. Aunque no hablamos sobre sus problemas, le sacamos una carcajada, un baile y hasta sus talentos. Me sorprendió, cómo en una de las actividades donde se les pidió una palabra que les fortaleciera el alma, la mayoría respondió AMOR.  Son mujeres luchadoras y eso es admirable. Volvería mil veces a repetir este tipo de experiencia”, comentó Roysa Valcalcel Millan, integrante de Conéctate.

Para más información sobre cómo ser parte de Conéctate puedes comunicarte al Centro de Pastoral Universitaria al 787-728-1515 ext. 1208. ¡Participa!