Voluntaria retrata el lado humano de Sagrado

Ella es el ojo fotográfico de los eventos que enmarca un gran Corazón.  Vaneangelié Díaz es ejemplo de cómo la Universidad del Sagrado Corazón transforma a seres humanos.

Vaneangelie Díaz en una actividad del Centro para el Desarrollo del Voluntariado. Foto Suministrada

Por Centro para el Desarrollo del Voluntariado 
Redes Sociales: @Voluntariado | #SigueElEjemplo

A sus 28 años de edad y natural de Santurce, Vane, como cariñosamente la conocen en Sagrado; ha colaborado en organizaciones como el Centro para el Desarrollo del Voluntariado, Ricky Martin Foundation y el Club Rotario de San Juan.  Siendo una de las voluntarias sagradeñas con mayor cantidad de horas de servicio voluntario registradas en la plataforma “HandsOn Connect”.

Sus fotografías han sido utilizadas en eventos como carnavales, medios de comunicación y diversas organizaciones sin fines de lucro. Además, fue reconocida con una dedicatoria por Rotaract Sagrado por su labor filantrópica y el Premios Socorro Juliá en la categoría Voluntario del Año, el pasado 26 de abril de 2017 en el Teatro Emilio S Belaval.

Vane nos relató en entrevista, como el voluntariado ha sido parte de su filosofía de vida y cuál ha sido el impacto que ha tenido Sagrado en sus metas profesionales:

¿Qué es para ti voluntariado?

“Voluntariado para mí es una forma para ayudar a las demás personas. Una oportunidad para crecer como persona. Es un movimiento el cual no debería perderse nunca, porque en el proceso que haces el servicio, vas aprendiendo otros tipos de valores”.

“A veces hay oportunidades de servicio muy diferentes a lo que estamos acostumbrados. Yo colaboré en un 5K con el equipo de Manejo de Emergencias. Mi rol era con los participantes que llegaban a la meta; algunos se desmayaban frente a mí. Yo, ayudé a una chica llevándola hacia la ducha para que el agua la hiciera reaccionar. Cuando ella despertó me dijo ‘gracias’, ahí sentí una satisfacción bien grande. Con un simple ‘gracias’ yo me sentía completamente satisfecha con mi labor”.

Mural creado con las fotos de los estudiantes de Vane. Foto Suministrada

¿En qué actividades has colaborado como voluntaria?

He sido voluntaria prácticamente toda mi vida. Desde manejo de emergencias en las Fiestas de la Calle San Sebastián, y no fue nada fácil. Nuestro trabajo era atender a las personas que estuvieran intoxicadas con alcohol, recogerlas y llevarlas a la enfermería, para que recibieran la asistencia médica”.

“Además, soy voluntaria ofreciendo clases de fotografía en Loíza, en el proyecto Nuestra Escuela del Centro Tao”.

¿Qué clases impartes de fotografía?

“Fue una experiencia interesante, porque son estudiantes de 12 a 18 años. No es nada fácil. Las primeras dos veces, tuve que prestar mis cámaras, para que los muchachos pudieran practicar la fotografía. Con esta oportunidad pude ver como los muchachos iban sacando su creatividad. Una de las maestras me expresó que una de las muchachas de mi curso era bien tímida, pero luego de haber tomado mi clase pudo romper con muchos de sus miedos. Esa es la intención de la fotografía; tú tienes que comunicarte con otras personas”.

¿Por qué sigues colaborando en el Centro Tau?

“Porque me gusta mucho bregar con jóvenes. Me gustan las experiencias que el servicio me brinda. Siempre me ha gustado enseñar lo que conozco, me gusta compartir mis conocimientos. Lo que he aprendido en las clases de fotografía en Sagrado, se lo imparto a los muchachos”.

¿Qué es lo que te gusta?

“El cómo voy conociendo a las personas a través de las fotografías. Por ejemplo, algunos de mis estudiantes yo los veía a primera vista y estaban apartados del grupo, pero cuando comenzamos con la fotografía, yo los dejaba a que utilizaran diferentes técnicas de integración grupal y trabajos fotográficos. A través de las fotos, expresaban sus emociones”.

Estudiantes de Vaneangelie tomándo fotografías. Foto Suministrada

¿Qué valores o destrezas debe tener un voluntario?

“Un voluntario debe estar dispuesto, tener mucha paciencia, entusiasmo, porque no es lo mismo ver un voluntario desganado, a ver un voluntario animado que contagie a la gente y los anime”.

¿Qué parte del servicio te ha dado mayor satisfacción?

“Mi mayor satisfacción fue el mural que hicimos con las fotos de los estudiantes. Las caras de alegrías que ellos pusieron cuando vieron ese mural. Nunca se me van a olvidar esas caras. Ellos, estaban muy emocionados cuando vieron el mural ya terminado.”

¿Cómo te ha ayudado ser voluntario en tu vida personal y profesional?

“Como profesional me ha dado más experiencia en diferentes áreas, como lo es en la fotografía. A ganar experiencia de siendo maestra, ya que siempre he sido estudiante. He podido a impartir valores a mi sobrina y familiares. También, he aprendido aspectos sobre el manejo de emergencias dentro y fuera de mi comunidad. He tenido que lidiar con el bullying a jóvenes de bajos recursos, problemas en la familia y otras situaciones. Ha sido de mucho valor el voluntariado en mi vida”.

La novel comunicadora tiene como meta culminar con su carrera en Fotografía en Sagrado, para ser una comunicadora social y fotógrafa profesional.  Además, espera seguir sus estudios graduados para fortalecer su camino profesional.