Inmortalizan el legado de Filipina Duchesne

La instalación Colectivo Contemplación celebra el Bicentenario de Rosa Filipina Duchesne a través de una fusión de talento y creatividad.

Foto suministrada.

Por Marla Figueroa Ramos
Comunicaciones Integradas

Cuenta la historia que luego de embarcarse en el Rebeca y llegar a América, Rosa Filipina Duchesne acostumbraba pasar largas horas en oración en espacios abiertos. Sorprendidos por su quietud y dedicación, los indios Potawatomies dejaban hojas en su hábito y cuando regresaban, después de un largo tiempo, la encontraban en el mismo lugar porque no se había movido. Por tal razón, la llamaron Quah-Kah-Ka-num-ad (la mujer que siempre reza).

Este relato sirvió de inspiración para los estudiantes del taller Técnicas y Materiales (ART 120), quienes de la mano de los profesores Marilyn Torrech y Luis Feliciano, y con la colaboración de Steven Martínez Moulier, le dieron vida no solo al legado de Rosa Filipina, sino a los elementos naturales, religiosos y sociales que forman parte de la historia de la religiosa. Esta instalación cruzó el campus sagradeño desde los Talleres de Arte en Barat Sur hasta llegar al edificio de Pastoral como acto simbólico para conmemorar la llegada de la religiosa a América en el 1818.

Foto suministrada.

“Seguimos celebrando el Bicentenario de Rosa Filipina. Estamos muy contentos con una obra tan maravillosa que realizaron  noveles artistas sagradeños.  La manera en que capturaron la esencia de esta gran mujer es verdaderamente cautivadora”, expresó Edwin Figueroa Narváez, coordinador de Proyectos Pastorales del Centro de Pastoral Universitaria.

Para realizar este proyecto los jóvenes realizaron procesos de grabado a relieve, imprimieron hojas sobre papel stonehenge negro, y recortaron el diseño de una hoja que contiene a su vez otros patrones que multiplican el efecto. Para esta instalación cada estudiante aportó una hoja al manto de Rosa Filipina, al igual que los Potawatomies en su tiempo, creando de este modo un efecto visual interesante en la silueta.

Foto suministrada.

Cabe destacar que la utilización del simbolismo y la atención al detalle son aspectos importantes en esta instalación. Por ejemplo, el uso de las hojas como representación del entorno donde rezaba Rosa Filipina para cubrir el hábito y el referente de los árboles con relación al significado del apellido Duchesne, haciendo alusión al roble, son elementos ingeniosos que le dan profundidad al proyecto. Asimismo al emplear los colores morados y amarillo junto con el nombre otorgado por los indios americanos, en el tope de la pieza, se resalta la serenidad, oración, espiritualidad y compromiso de la religiosa en América.

Según comentó la profesora Marilyn Torrech, coordinadora de la instalación y catedrática de la Facultad Interdisciplinaria de Estudios Humanísticos y Sociales (FIEHS), este tipo de actividad le brinda la oportunidad de desarrollar diversas destrezas, entre ellas la habilidad de innovar y trabajar en equipo.

“Realizar este proyecto fue muy interesante, incluso hicimos una peregrinación desde los talleres para traerla hasta aquí a la terraza de Pastoral. Los estudiantes asumieron el reto y disfrutaron mucho el proceso. Estamos muy alegres con los resultados”, concluyó la profesora.

Participaron de esta obra: Gabriela Cacho Molini, Anneliz Cintrón Duprey, Andrés Clivellés Padilla, Luis Daza Padilla, Ian Fuentes Álvarez, Grizmilene González Alicea, Zamaliz González Larregui, Dakmaris González Santiago, Sebastián Maldonado Velázquez, Mariexis Morales Moreno, Andrea Padilla Collazo, Fabiola Paonessa Acosta, Tiare Santiago Cruz, Paola Torres Santiago y Claudia Zaldivar Hidalgo.

La instalación Colectivo Contemplación se encuentra en el Centro de Pastoral Universitaria. ¡Visítala!