Se presenta análisis sobre Bodas de sangre

Profesores de arte y cine analizan la obra de Federico García Lorca y su adaptación a la gran pantalla.

Por Brandon García Alvarado
Estudiante de Publicidad

La Semana de la Biblioteca realizó varias actividades bajo el lema Celebrando las palabras y la imagen. Como parte del tema de esta edición, se presentó  La aventura de la adaptación del escenario a la gran pantalla ofrecida por la profesora Teresa Previdi.  En esta conferencia se analizó la adaptación al teatro y posteriormente a la pantalla grande de la obra literaria Bodas de sangre del escritor y dramaturgo español, Federico García Lorca.

Un evento trágico en una boda, conflictos sociales y presiones de la guerra civil española fueron la inspiración para la creación de Bodas de sangre en el 1932.  Esta novela trágica impactó la época y se adaptó a innumerables obras teatrales en el 1933 en varias localidades alrededor del mundo. La profesora expresó que todo trabajo literario, artístico y cinematográfico es un reflejo del momento y lugar histórico en el que se crea, haciendo referencia a la obra de García Lorca y a los recursos simbólicos que utiliza el autor.

Más adelante en el 1981 el cineasta Carlos Sauna y el coreógrafo de flamenco Antonio Gades retomaron Bodas de sangre para darle un giro y convertirla en una pieza de cine musical diferente al de Hollywood.

“El ejercicio de la creación  y adaptación es trabajo, es mucho y es duro. Es disciplina, estudio y esfuerzo para lograr un alto rendimiento”, añadió la Previdi.

Por medio del baile folclórico español, Gades transformó la pieza de García Lorca en un acto teatral donde las palabras e interacciones entre personajes se traducen en gestos, el zapateo del flamenco, y el cante jondo de notas profundas. Además, los ángulos de cámara, tomas y composición que Sauna le brindó a esta nueva interpretación de la tragedia enalteció los sentimientos y tensión de los momentos culminantes en la historia.

Según lo expuesto en la actividad queda claro que el arte es un medio de expresión cambiante que puede servir para inspirar a otros en el proceso de creación, como lo ha sido la obra de García Lorca.  Además quedó demostrado que una misma idea puede representarse y adaptarse a distintos formatos sin perder su esencia.

Ejemplo de la influencia de este tipo de pieza es que Bodas de sangre no ha muerto; sigue vigente en las mentes de cineastas contemporáneos como Guillermo del Toro que la utilizan como inspiración en sus trabajos cinematográficos como por ejemplo su último filme The Shape of Water, el cual ganó el premio Óscar por mejor película. Demostrando así, que tanto el cine como las demás expresiones del arte siguen un proceso constante de evolución.