Myrna Báez: fundadora del Programa de Artes

Lamentamos la pérdida de uno de los pilares del arte sagradeño y puertorriqueño.

Por Comunicaciones Integradas

“De Myrna aprendimos a ser artistas”, expresó la profesora Sonia Fritz sobre su amiga, la artista Myrna Báez. Hoy nuestra comunidad y una generación de artistas que fue forjada bajo su tutela lamenta grandemente su pérdida.

Myrna Báez fue una de las principales figuras del arte moderno y artista residente de nuestra institución durante 21 años.

“Myrna llegó a Sagrado porque las religiosas del Sagrado Corazón consideraban el arte como un elemento necesario para la formación integral del individuo”, recordó la profesora Marilyn Torrech San Inocencio.

Bajo ese llamado, fungió como profesora y fue fundadora del Programa de Arte de Sagrado, lo que conocemos hoy como Artes Visuales. Así, durante más de 40 años, la Universidad fue testigo de cómo floreció su quehacer artístico junto a su labor docente.

Myrna Báez, legado artístico de excelencia
Desde el 1988 hasta el 2009 fue artista residente de la Universidad, aportando un preciado legado artístico que hoy se puede apreciar en diversos espacios de nuestro campus. Fue mentora, gestora y pionera de muchas generaciones de artistas y abrió las puertas al movimiento de mujeres artistas en el país.  Siempre se ocupó de reconocer la labor de nuestros artistas y por documentar la trayectoria de nuestro arte.

Myrna Báez nunca descuidó su obra personal tanto en la gráfica como en la pintura por lo que es reconocida en el ámbito local e internacional. Ese legado tan preciado la hizo merecedora en el 2001 de recibir un honoris causa por parte de esta, su casa.

Como ser humano, Myrna resaltó por su inteligencia, nivel de exigencia, compasión y tenacidad.  Un ejemplo de la fibra de su esencia y los valores que la distinguieron.

Nuestra estimada Myrna disfruta ya de la plenitud del amor de Dios. Más adelante se celebrará una Eucaristía en memoria y agradecimiento por su vida en la Capilla Mayor de la Universidad.

Para ver el documental Myna Báez, los espejos del silencio puedes pulsar aquí.

Descanse en paz.