¿Por qué celebramos la fiesta del Sagrado Corazón?

Durante el mes de junio celebramos el amor generoso y fiel del Sagrado Corazón de Jesús. 

Por Elisabetta Pezzuolo y Edwin Figueroa
Centro de Pastoral Universitaria

El segundo viernes del mes de junio celebramos en nuestra Universidad la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, pero te has preguntado ¿por qué celebramos esta festividad? No se trata de cumplir con una tradición católica, ni de festejar el “nombre oficial” de nuestra universidad, es un significado mucho más profundo, relacionado a la razón por la cual se fundó Sagrado.

En 1880, llegaron a Puerto Rico tres mujeres, religiosas de la Sociedad del Sagrado Corazón. Ellas tenían un propósito revolucionario para la isla del encanto: abrir una institución educativa de vanguardia que ofreciera a las niñas de la isla la posibilidad de una educación de primera categoría.

¡Esa fue una revolución! En el siglo XIX el modelo educativo de la isla imposibilitaba a la mujer acceder a una educación de calidad. Contrario a lo que pensaríamos sobre lo “reservadas” que serían unas monjas, ellas abrieron oportunidades para las mujeres que aspiraban a vivir más allá de la vida doméstica.

Este gigante paso en favor de la educación de la mujer, nace de una profunda experiencia de amor. Las Religiosas expresaron en su proyecto educativo revolucionario el deseo ardiente de manifestar el amor del corazón de Jesús a toda la humanidad. No era posible vivir según el amor de Jesús mientras cientos de miles de niñas no tuvieran oportunidades de desarrollo integral.

Nuestra institución nace de una mirada misericordiosa a los sufrimientos del corazón de la mujer, a sus limitaciones e iniquidades. Buscar justicia y equidad para ellas fue la forma en que las hermanas decidieron expresar su amor al Sagrado Corazón de Jesús.

Este es el sentido original de nuestra identidad. De esta manera, celebrar cada año la Fiesta del Sagrado Corazón, significa hacer memoria de esta inspiración inicial, cuyos elementos esenciales encontramos en la Misión de la Universidad, además es un tiempo propicio para reafirmar nuestro compromiso a seguir el legado de las Religiosas: comunicar el amor del Corazón de Jesús por medio del servicio educador, especialmente de la juventud.

Siempre, en el mes de junio, celebraremos los aniversarios de cientos de exalumnos(as) que forman la comunidad extendida del Sagrado Corazón, repartida por el mundo entero. Cada año damos gracias al Sagrado Corazón de Jesús por las vidas de todos nuestros estudiantes y exalumnos(as) y le pedimos que continúe motivándolos, desde su amor gratuito e infinito, a convertirse en ciudadanos responsables, profesionales comprometidos en la construcción de una sociedad más humana. Una sociedad que se transforme desde una experiencia profunda de amor.