De la palabra a la acción

La celebración del Día Internacional del Voluntariado reconoció el esfuerzo y dedicación de cientos de voluntarios, entre ellos integrantes del equipo de Sagrado Contigo, quiénes se han entregado en cuerpo y alma en los esfuerzos de recuperación del país.

Por Marla Figueroa Ramos
Comunicaciones Integradas

El voluntariado le brinda a los ciudadanos la oportunidad concreta de convertirse en agentes de cambio social. Por eso, desde el 1985, las Naciones Unidas reconoce por un día la labor de miles de personas que transforman la responsabilidad social de la palabra a la acción.

“Este año dedicamos la celebración a un Puerto Rico solidario. Todos los que están aquí contestaron la pregunta ¿a quién le corresponde?, y la respuesta es simple, el llamado ético a ayudar a nuestro prójimo es un asunto de todos,” comentó ante los presentes Doris Báez, directora del Centro para el Desarrollo del Voluntariado.

Entre los homenajeados se destacó la labor del Programa de Educación Comunal de Entrega y Servicio (P.E.C.E.S., Inc.), organización sin fines de lucro que fomenta el desarrollo social, económico y educativo de comunidades marginadas, en Punta Santiago, Humacao.

Ante un escenario de emergencia, nunca antes visto en Puerto Rico, P.E.C.ES. se convirtió en soporte y enlace de una comunidad que quedó devastada e incomunicada luego del paso del fenómeno atmosférico.

“Después de 32 años de servicio, María nos puso frente a un contexto comunitario terrible, tuvimos que reconceptualizar la manera en que ofrecíamos nuestra labor para poder ayudar a los demás. El apoyo de amigos como Sagrado nos ayudó a hacer la diferencia. Además, con el paso del huracán quedó evidenciado que la virtud más grande que tenemos como organización y como pueblo es la gente,” expresó al público, Carlos Vázquez, vicepresidente ejecutivo de operaciones de P.E.C.E.S Inc.

De igual modo en la actividad, que estuvo amenizada por un grupo musical estudiantil, se compartieron las lecciones aprendidas por los puertorriqueños durante los últimos tres meses. También, se resaltó cómo la dedicación y el trabajo en equipo de los voluntarios han logrado mejorar la calidad de vida de muchos de los sectores afectados en los 78 municipios de la isla.

Por su parte, el presidente de la Universidad Gilberto Marxuach Torrós comentó ante los presentes, la necesidad de continuar creando alianzas por el bien de las futuras generaciones puertorriqueñas.

“Hoy reconocemos la labor de una red gigantesca de héroes anónimos que han hecho la diferencia en las comunidades. El voluntariado ha significado extender la mano a nuestro hermano, escuchar y estar presente. Gracias a todos por su trabajo para reconstruir un Puerto Rico mejor. La labor aún no ha terminado, tenemos que continuar. Este es el comienzo,” concluyó Marxuach Torrós.