Continuamos trabajando por nuestras comunidades

Clara Alfonsi Colón, estudiante de Educación General, comparte sus experiencias ayudando diversas comunidades de Santurce a través del programa AmeriCorps.

Los estudiantes Clara Alfonsi Colón y Jesús E. Silva Romero trabajan arduamente por las comunidades de Santurce. Foto suministrada

Por Clara E. Alfonsi Colón
Estudiante de Educación General
Miembro AmeriCorps State

A principios del año académico 2018-2019 surgió la oportunidad de participar en una convocatoria del Centro de Pastoral Universitaria para pertenecer al programa AmeriCorps y formar parte del equipo de trabajo dedicado a ayudar a la comunidad de Villa Palmeras, apoyo que inició con el proyecto Sagrado Contigo. Es así que, luego de un riguroso proceso de evaluación Jesús E. Silva Romero, estudiante de Enfermería a distancia y esta servidora, del área de Educación General, fuimos seleccionados con la esperanza de trabajar por el bienestar de las comunidades de Santurce.

Durante esta experiencia se unieron diferentes elementos que nos unieron y ayudaron a obtener nuestros objetivos. Como por ejemplo, el enlace entre las nacionalidades puertorriqueña y venezolana y el trabajo en equipo de generaciones diferentes con enfoques distintos. De esta manera, nos embarcamos en el desarrollo de un viaje maravilloso que impactaría de forma inimaginable las áreas vulnerables cercanas a la universidad.

Foto suministrada

Bajo la dirección de la Hna. Madeleine Ortiz, directora del Centro Pastoral Universitaria, y de Edwin A. Figueroa Narváez, coordinador de proyectos, además del excelente grupo de trabajo, comenzamos a diseñar un instrumento para evaluar la resiliencia de seis sectores, claramente definidos mediante una propuesta, y quienes son vecinos cercanos. Esta herramienta no solo nos permitió ver el estado inicial de resiliencia de una comunidad, sino que también nos dejó hacer un seguimiento de los avances y procesos de empoderamiento que nosotros, como miembros AmeriCorps State realizamos a través de grupos de formación, para el desarrollo de planes de emergencia dentro de los sectores.

Durante el proceso nos brindaron mucho apoyo y Edwin nos recordaba constantemente que la clave para aumentar la resiliencia es el trabajo de formación y educación. Con esto presente, reforzamos la tarea de realizar alianzas cooperativas con instituciones u organizaciones sin fines de lucro asentadas en el área y/o con nuevas cedes establecidas debido al paso del huracán María.  Además, en esta búsqueda se nos presentó la oportunidad de unir fuerzas con St. Bernard Project (SBP), Grupo de Recuperación a Largo Plazo Puerto Rico, Inc. (GRALP PR, Inc.) y Puerto Rico Safety Group (PRSG), quienes nos asesoraron e impartieron talleres de formación, con el objetivo de preparar a los seis sectores ante una posible emergencia o desastre ambiental.

Foto suministrada

Después de pasar por un periodo de adiestramiento, nos dedicamos a organizar a las seis comunidades en grupos pequeños basados en sus intereses particulares, conformándolos como líderes al servicio de su sector. De este modo, fomentamos el fortalecimiento a largo plazo, el compromiso con todas y cada una de las áreas y, tomamos medidas de prevención para evaluar las distintas zonas y desarrollar planes de emergencia que ayuden a preservar la vida de otros.

El trabajo fue complejo debido al multiculturalismo, las distintas corrientes religiosas, las condiciones socioeconómicas y las prácticas políticas entre sectores, que en su momento llegaron a ser murallas. No obstante, la determinación para ayudarnos garantizó un espacio para que cada grupo pudiera educarse y fortalecerse ante las adversidades.

Foto suministrada

Por otra parte, el apoyo de los recursos del Centro Pastoral nos permitió mantener un crisol de conocimiento, para así conducir a los participantes del proyecto a talleres certificados, los cuales fueron determinantes para su crecimiento educativo y formativo. Alguno de los talleres que impartimos a las comunidades fueron Vulnerabilidades, Mochila de Emergencia, Plan de Manejo de Emergencia Familiar, Sequía, Reanimación cardiopulmonar y Community Emergency Response Team (CERT). Este último incluyó un simulacro, donde cada participante debía extinguir el fuego con la guía de otro miembro de la comunidad. Mediante estos talleres descubrimos con alegría y satisfacción la unión de los seis sectores por una misma causa.

Y de eso se trata el proyecto, no importa cómo o qué estrategia se utilice, no importa el tiempo que pueda tomar, nos estamos asegurando que la gente de Villa Palmeras y todos sus sectores puedan levantarse frente a un posible desastre y mientras más conocimientos logremos adquirir y transmitir, mayor será la capacidad que obtendremos para alcanzar resiliencia y el desarrollo comunitario que tanto se necesita.  Es de este modo, desde la educación y la solidaridad, que haremos la diferencia ante la adversidad.