Exalumnos sagradeños resaltan el valor de la Biblioteca MMTG | inSagrado

NOTICIAS • EVENTOS • TODO LO "IN" EN SAGRADO

Exalumnos sagradeños resaltan el valor de la Biblioteca MMTG

Para muchos egresados, este espacio fue el corazón de su experiencia estudiantil.

Biblioteca Madre María Teresa Guevara.

Por Melmarie Candelario
Bibliotecaria auxilar

Cuando la directora de nuestra Biblioteca Madre María Teresa Guevara (BMMTG), Natalie Negrón Torrens, me dio el privilegio de redactar esta nota pensé en cómo yo podría recopilar tantas hermosas palabras que nos han sido compartidas por exalumnos y profesores.

Acepté la encomienda sobre todo porque, como egresada, puedo dar fe de la grandiosa labor que realiza el personal bibliotecario, la cual intento emular a diario para que los estudiantes obtengan una experiencia tan grata en servicio como la que se me permitió tener a mí. Más allá de la asistencia en la búsqueda de información para los cursos, mis compañeros se han destacado por su calor humano, el cual se refleja en cada uno de los testimonios y que son muestra de nuestro compromiso en formar parte de la misión institucional de Sagrado: “construir una comunidad solidaria en la justicia y la paz”.

Acogedora, conocimiento, integridad, unión, simpatía, acompañamiento, armonía, alegría, tesoro y corazón, son algunas de las palabras que describen lo que han vivido los estudiantes de Sagrado en la BMMTG a través de los años.

Para la exalumna Alexandra Hernández, graduada de Administración de Empresas, su vivencia en este espacio fue una muy especial.

“Creo que vale la pena mencionar el hecho de que soy extranjera; ya que todo era nuevo para mí y me sentía un tanto perdida, en la biblioteca de Sagrado encontré un lugar donde podía refugiarme y no me sentía sola”.

Alexandra Hernández, egresada de Sagrado

Comparto con Hernández la experiencia respecto al miedo a lo nuevo. Como universitaria de primera generación y persona tímida, también encontré este lugar que me ayudó a adquirir seguridad académica y a crecer como ser humano. Siempre que tenía periodos libres entre clases iba a la biblioteca para obtener acceso a la información y recursos tecnológicos que no tenía en mi hogar. Eso es un claro ejemplo de la evolución en nuestros servicios, dado a que hoy día realizamos préstamos de computadoras portátiles, tabletas y hasta calculadoras; de la misma forma en que nos podemos llevar un libro.

Además, debo mencionar que cuando no podía concentrarme en mi hogar, el tercer piso de la biblioteca -donde están los cubículos entre anaqueles- me permitía aprender mis exámenes o tener mejor comprensión de las lecturas asignadas.

Una experiencia similar tuvo el profesor y egresado sagradeño Pedro Fraile Romeu:

“En mi primer semestre de estudios en Sagrado (agosto de 1976), reservé entre cada curso una hora y media de tiempo libre. Siendo un joven tímido, se me hacía muy difícil desarrollar amistades, por lo tanto, no sabía qué hacer con tanto horario libre. Fue la biblioteca mi refugio; en los cubículos del tercer piso estudiaba o caminaba entre los anaqueles, donde pude descubrir libros extraordinarios. Tengo mucho que agradecer en mis estudios graduados a los bibliotecarios, ellos me ayudaron en la búsqueda de artículos y libros”, recordó.

Pedro Fraile Romeu. (Foto de archivo)

En el testimonio de la también exalumna y periodista Liza Lugo podemos apreciar la perspectiva de los espacios, antes de que la Sala de Revistas y Periódicos, así como la Colección Puertorriqueña se convirtieran en lo que hoy día conocemos como el Learning Commons de nuestra biblioteca.

“Como buena lectora que he sido siempre, la biblioteca es importante para mí. El olor de los libros me produce maravillosas sensaciones. Me entusiasmaba tener que ir a documentar y pasar tiempo en ella. Como me gustaba, también proponía los saloncitos para hacer trabajos de grupo. La Sala de Revistas era otro lugar en el que me metía en esquinitas a estudiar. Marcó mi vida, porque como amante de la historia siempre valoré los tesoros que allí se encuentran, destacó Lugo.

Liza Lugo. (Foto suministrada)

En fin, tal como han podido apreciar por medio de los testimonios, la BMMTG puede ser para ustedes un refugio. Todos los que pertenecemos a ella nos sentimos llenos de orgullo y satisfacción al poder brindarles un servicio de calidad y con el corazón.

¡Suscríbete a inSagrado!

Recibe nuestro correo semanal con lo mejor de nuestras noticias y actividades.

Please enter a valid email address.
Something went wrong. Please check your entries and try again.
Ir arriba Ir al contenido