Francisco “Pancho”Ferrer: 45 años de entrega y vocación

Celebramos la vida y las aportaciones de un pilar sagradeño.

Por Comunicaciones Integradas

Con mucha alegría la comunidad sagradeña festejó el reconocimiento de profesor emérito otorgado a uno de los pilares de nuestra universidad, el Prof. Francisco Ferrer. Entre risas y anécdotas, colegas y amigos destacaron las aportaciones de uno de los catedráticos más queridos y respetados tanto por los estudiantes como por la facultad.

El Prof. Francisco Ferrer, conocido cariñosamente como Pancho Ferrer, demostró a través de sus 45 años de experiencia un compromiso extraordinario con la comunidad universitaria. Durante su trayectoria en el área de ciencias naturales, se destacó en las especialidades de biología, zoología y botánica, influyendo positivamente a las nuevas generaciones de científicos del país.

Desde sus inicios en Sagrado en el 1971, Pancho supo ganarse el afecto y respeto de los cientos de jóvenes que pasaron por su salón de clases. Como instructor, director de departamento y científico mostró una integridad moral intachable que lo convirtió en un verdadero ejemplo a seguir.

Durante sus años en la universidad fundó en el 1978 la Sociedad de Biología, organización estudiantil más antigua de la institución. También fue presidente de la Sociedad de Historia Natural de Puerto Rico Inc. y secretario de la Fundación del Museo de Historia Natural de Puerto Rico.

“Si hay algo que distingue a la facultad de esta universidad es que los profesores ven su rol como una misión, una vocación y entrega con los estudiantes. Este grado que le conferimos a Pancho Ferrer es ejemplo de los valores que lo han guiado a través de sus años. Él es un ejemplo digno de la misión y los principios de Sagrado y estamos muy contentos de celebrar este reconocimiento, que es más que merecido”, expresó ante los presentes el presidente, Gilberto J. Marxuach Torrós.

Uno de los aspectos más comentados del paso del educador por Sagrado fueron sus famosos viajes de campo a destinos como el Yunque, el bosque seco de Guánica e isla de Mona los que, aún en sus últimos cursos, causaban la admiración de sus estudiantes porque siempre era el primero en llegar a la cima de la montaña. Tampoco podemos olvidar su capacidad artística la cual cautivó a todos los que tuvieron la oportunidad de disfrutar sus obras de arte en las pizarras de los salones.

“Una de las actividades que más me llenaban el corazón era la preparación de los viajes de campo, porque las excursiones son una forma de tomarle cariño al lugar donde uno vive, es una forma de hacer y querer la patria. Dentro de todos estos años, creo que hice aproximadamente 500 viajes, y creo que esa fue la manera en que logré que los estudiantes disfrutaran, sintieran apego y conocieran detalles de su país, es algo que me llena de mucha satisfacción”, comentó ante el público Ferrer.

De igual forma, su compromiso con la cátedra y con la calidad en la preparación de los estudiantes lo llevaron a hacer donaciones de trabajos, materiales y equipos para los laboratorios de Ciencias Naturales. Su amor y dedicación en la docencia lo inspiraron a través de todos estos años a dar lo mejor de sí, aportar ideas y  dejar una huella irremplazable en todos aquellos que han tenido el honor de compartir con él.

Por su espíritu de servicio, desarrollo profesional e integridad la Universidad del Sagrado Corazón se honra en otorgar al Prof. Francisco José Ferrer la distinción de profesor emeritus en la octogésima colación de grados.

¡Enhorabuena!